Virgen de la Nube

Fiesta: 1 de enero

Historia de la Aparición

En 1696, el obispo don Sancho de Andrade y Figueroa de Quito estaba enfermo y desahuciado por lo que el pueblo de Guápulo, de gran devoción a la Virgen María, decidió organizar una novena por su salud; una procesión del Rosario salió camino a la catedral el 30 de diciembre y de repente una imagen de María apareció, formada por las nubes. Cerca de 500 personas fueron testigos del maravilloso hecho, mientras el obispo se curó repentinamente. El pueblo católico del Ecuador rinde su tributo de amor a María, con la devoción de Virgen de la Nube.

Nuestra Señora de la Nube, es una devoción mariana del Ecuador. La imagen de la Virgen María, se presenta como una reina, en su mano derecha sujeta un cetro; la azucena representa su coraza y el olivo su fruto, símbolo de su vinculación con Israel; su brazo izquierdo sostiene Niño Jesús que lleva al mundo en sus manos. Le sirve de pedestal la luna, las nubes, el triunfo de María sobre el islam.

Es una devoción que aparece en el cielo quiteño, entre el santuario del Guápulo y el del Quinche. La virgen se formó a partir de una nube. Es de comienzos del siglo XVII.

Esta devoción, reúne muchos fieles sobre todo en el Cañar y Azuay. Se le puede venerar en el santuario franciscano de Azogues y Quito en el Convento de San Francisco de Quito. Es la patrona del migrante ausente. También se la invoca para pedir salud por los enfermos.

La devoción a la Virgen de la Nube, es celebrada en San Francisco de Quito, con mucha alegría. Familias acompañan a la ceremonia solemne que se lleva a cabo el día 30 de diciembre. Un milagro que día a día reafirma la fe mariana de los católicos, no siendo seguidores de una imagen, sino de la misma Virgen María que con misericordia mira a su pueblo ecuatoriano.

Virgen de la Nube… ruega e intercede por nosotros ante tu Hijo Jesucristo. Amén.