Fiesta del Nacimiento de Jesús “Navidad”

Novena: 16 al 24 de diciembre

Noche Buena -Misa del Gallo: 24 de diciembre

Fiesta: 25 de diciembre

La Novena de Navidad ayuda para llegar a la Navidad con plena conciencia de la grandeza que trae consigo la escena, tierna y familiar de un Niño que nace a la vida de su Madre María y junto a su padre José. Estos nueve días invitan a los feligreses a sentirse amados por Dios y a descubrir cada día un nuevo paso hacia la luz y la vida nueva que llega por la venida del Niño Jesús al mundo. Cada cristiano debe vivir el misterio de la Encarnación todos los días. ¡Ven Señor, no tardes!

Los “nacimientos”, pesebres o “belenes” se introdujeron, por la vía de la tradición franciscana (San Francisco de Asís), el 24 de diciembre de 1223 en Greccio, a instancias de San Francisco, tres años antes de su muerte. No hubo intervención de personas, pues se colocó un pesebre con heno fresco, debajo del altar portátil y junto a él los animales que la tradición fijó.

Los asistentes, gentes del lugar, concurrieron a la misa con teas y cirios encendidos, y durante el oficio predicó San Francisco, que había recibido el diaconado. Más tarde en ese sitio se erigió una iglesia, en la cual un fresco recuerda el hecho.

La mañana de cada 16 de diciembre, la iglesia de San Francisco, en el centro de Quito. Acoge a los católicos y empiezan a rezar la novena navideña, que antecede a la Nochebuena y a la Navidad. En este santuario se reza la novena en varios horarios, la comunidad franciscana extiende la invitación a toda la comunidad católica. Los frayles franciscanos miembros de este orden, consideran la novena navideña como la parte más esencial de esta época del año, se organiza también la pastoral navideña y el concurso de pesebres muy famoso en Latinoamérica.

La novena de navidad en San Francisco tiene el objetivo de preparar a la gente para el nacimiento de Jesús. Pero, eso hay que saber llevarlo a la práctica. “Por ejemplo, si una persona acostumbra mentir, durante los nueve días de novena debe prepararse para volver a nacer el 24 de diciembre y dejar de hacerlo. Los fieles que asisten a esta especial novena indican que les trae paz y les acerca al verdadero significado de la Navidad. En la eucaristía el sacerdote entregan mensajes de espiritualidad y reflexión.

Se pide al Señor por las familias y se fomenta el rezo de la novena en sus viviendas, con sus familiares y vecinos; de manera que este ritual pase a las nuevas generaciones.