Devoción a San Antonio

La devoción popular ha hecho que San Antonio, más que otros, sea universalmente reconocido por los fieles de todo el mundo. “Santo Universal” le llaman. Durante los siete siglos ya transcurridos desde su muerte, millones de personas se han sentido atraídas a este gran “Franciscano Milagroso”, ya que en vida mostraba un pureza muy especial que le permitía contemplar al mismo Niño Jesús en sus oraciones. Un santo que esta muy cerca del corazón de Dios y es muy escuchado por el Padre Dios, por su dedicación a la oración sorprende como Dios lo utilizaba para obrar milagros y predicar con mucho poder a todos quienes lo conocían.

Es bueno leer a detalle su vida por la cantidad de milagros que se manifestaron y se siguen dando después de su muerte, se trata de un santo que goza de una gracia muy especial dada por el mismo Dios.

Fue otro franciscano, San Buenaventura, quien dijo: “Acude con confianza a Antonio, que hace milagros, y el té conseguirá lo que buscas.”

Por su gran amor a los niños y niñas en San Francisco se celebra la consagración de los infantes a San Antonio de Padua para pedir la intercesión del santo en el cuidado de los niños y niñas que asisten a la celebración, vestidos con el hábito franciscano de San Antonio de Padua, quien era muy dulce y amable con los pequeños.